20 jul. 2010

¿Los balearon por un 147?!


Ayer, sirviéndome un café de pasada con un televisor encendido sin audiencia, sintonizado en un canal de noticias, escucho una frase pronunciada por un notero:


¿Los balearon por un 147?!

Apurado como estaba, llegué a ver mientras me iba,  la imagen de entrevistador y entrevistado, sobre el fondo de un barrio obrero, y creo, honestamente, creo (no tengo certeza que haya sido así, o haya sido una racionalización mía) la respuesta de la víctima explicando que los delincuentes necesitaban un auto para huir.

Voy caminando, pensando en mis obligaciones laborales, pero algo me insiste. Es esa pregunta. Habrán notado que la frase tiene un signo de pregunta, y, en el final, agregado un signo de admiración. Seguramente es un horror a los efectos del idioma, pero no encuentro otra manera de transmitirlo.                        Siendo demasiado sincero, hasta ahora no sé adonde me llevará lo que estoy escribiendo, lo cual me alegra. Es un buen camino.

¿Qué significará que te baleen por un 147? ¿Algo distinto que por un Mercedes? Parece ser que, dentro de la famosa objetividad periodística, algo subjetivo se filtró. Quizá, en la lógica del entrevistador, un 147 no es un auto digno como para que baleen a alguien.  Tiene algo descalificador en sí, recordemos esta interrogación/admiración a la que nos referimos. Porque, al cabo, o bien deben ser descalificados los ladrones, por balear a alguien por un 147, o a la víctima misma, porque que te baleen por un 147…



Se podrá decir: el periodista quiso significar que te pueden balear por cualquier cosa. Sí, como no. Pero, ¿Cuál era la noticia para el periodista, la historia de una familia que fue baleada para robarle el auto, o que el auto era un 147?
Habitualmente los noteros ponen cara de circunstancia y terminan la nota con una reflexión sobre la imposibilidad de vivir así, rodeados de tanta inseguridad.

Y la víctima, eterna figura de los noticieros, ¿se habrá dado cuenta que ni él ni su familia fueron los protagonistas de la noticia, sino lo que el periodista, desde su escala de valores, considera como “extraño” : que los baleen por ese auto, y no por algo que valga más la pena.

Tonto ejemplo de un hecho cotidiano en una gran ciudad,  es fiel muestra de cómo puede, desde la pregunta, ir condicionando la respuesta, esto es, crear una versión de la realidad desde la misma formulación de la pregunta, no permitir su despliegue.

Finalmente, me pregunto si la víctima, sobreviviente al plomo, feliz dentro de su desgracia, se dio cuenta que volvió a ser baleado, y esta vez no logró sobrevivir al prejuicio, la descalificación, el magnetismo estupidizante de la cámara. Una víctima más de la inseguridad informativa.
Pero salió en la tele, quién le quita lo bailado.

10 comentarios:

Javier dijo...

Viste parece que si no perteneces a la escala de valores del medio pelo , no existir . Como la tarjeta que decía pertencer tiene sus privilegios , pero no podes pertenecer con un 147 . Sos un trucho y encima te balean !! Adonde hemos llegado no?

Un abrazo

Sujeto de la Historia dijo...

Es impresionante. Son esas cosas que escuchás de pasada, cuando no prestás atención, pero algo suena distinto. Es una pavada de lo cotidiano, pero muestra la hilacha...
Te mando un Abrazo

Bob Row dijo...

La magia de los blogs es que alguien escribe lo que uno pensó pero se guardó. Y la magia de los noteros de TV es que exhiben sin tapujos el costado más ramplón de la sociedad que otros refrenamos.
La verdad (lo confieso) es que al escuchar por primera vez esta noticia (con sus rasgos de saña gratuita) también me sentí extrañado de que el "objeto de deseo" de semejante despliegue de violencia fuera un modesto 147.
Las circunstancias posteriormente aclaraban la urgencia de los delincuentes. Lo que no quita que sería deseable que los noteros pudieran disponer de una instancia de censura antes de largar sus inconcientes al aire, así, en bolas y a los gritos ¿no?. Un abrazo.

Ricardo dijo...

El mecanismo también es involucrar a todos en los miedos del sector ABC1.
Algo así como "piquete y cacerola, la lucha es una sola", pero completamente al revés.

Un abrazo.

manuel el coronel dijo...

excelente compañero, no puedo agregar más nada, ha sido clarísimo y se entendió a la perfección el uso de los signos en el título.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Bob,
Un gusto tenerte por estos pagos. Una de las cosas que más me gustan del Psicoanálisis es la regla de la abstinencia, la cual sostiene que no hay que emitir juicios de valor ante los dichos del paciente.
¿distinto a andar en bolas pegando gritos no ?
Un Abrazo

Ricardo:
Muy interesante lo que decís; el reverso de piquete y cacerola, que se da cuando la falange tilinga de nuestra clase media comienza a engordar nuevamente y vuelve a "poner las cosas en su lugar".


Manuel:
Como verás, el periodismo independiente no descansa...

Bob, Manuel: además les comento, como para redondear el tema: publiqué el mismo post en Taringa!. Hubo 21 comentarios; 20 que se pelearon ni siquiera sé por qué, y el 21, Ricardo, que se indignó tanto que les hizo ver que nadie lo había leído, al menos completo.
Ahora sí el cuadro está completo.

Gran abrazo para todos

Pomez dijo...

No debe de resultar extraño porque los enunciadores provienen de un sector que tiene marcado en la frente su propio precio

Sujeto de la Historia dijo...

Pomez
Realmente me quedé con la duda si se trató de la clásica bajada de línea o si fue pura espontaneidad del notero, pero, sea cual sea, al pobre protagonista lo mataron...
Y bueno, quería salir en TV ?
Un Abrazo

Pablo D dijo...

Yo te diría como dice aquella canción, y creo que con eso grafico muy bien mi parecer: entre esos tipos y yo hay algo personal.

Sujeto de la Historia dijo...

Pablo
Un gusto leer que comentás acá. Y, si uno se pone Serratiano, también les cabe "mala gente, que camina y va apestando la tierra".
Pero, bueno, al fin y al cabo, le cabe a tantos que ya uno debería plantearse que es un personal bastante extendido.
Un Abrazo, y gracias por tus palabras.

Publicar un comentario