26 mar. 2012

APUNTES SOBRE EL 24 EN LA PLAZA

Tardíos quizá para la fecha, estos apuntes obedecen más al tiempo de la maduración de las impresiones, del despliegue de lo sentido, que al del calendario.
Desde 1983 los 24 de Marzo han sido mi cita obligada con la Plaza;  desde 1983 vuelvo a casa con los ojos húmedos de emoción, y me tranquiliza que, 29 años después, eso no cambie.
Hace ya muchos años decidí ir por fuera de las columnas: las primeras marchas, junto al viejo y entrañable P.I., "la patota del doctor", y luego, como un ciudadano más, o solo o acompañado por alguien de mi familia, pero por fuera de las columnas. No por no sentirme parte, porque por demás estoy identificado ideológica y políticamente, sino por considerar al 24 de Marzo como algo que trasciende,  que supera con creces estas dimensiones. Se entiende: voy como ciudadano, como padre e hijo, como esposo, como amigo, como ser humano. 
En tantos años, he visto como esa Plaza se ha ido transfigurando, de ser unos pocos miles en los primeros ochenta, fundamentalmente enrolados en los partidos políticos y organizaciones de DDHH,  a la cada vez mayor afluencia de "gente de a pie", familias enteras, muchos pibes, signo de la fertilidad de la memoria, que se multiplica y se esparce, incontenible.
Recuerdo algunos 24 sombríos,  de reclamos que se desintegraban contra el muro de la impunidad, sostenida por el temor y por la indiferencia de tantos estamentos del poder.  En esos momentos se resistía insistiendo, pero sin atisbos de esperanza. Hoy la situación es muy otra,  porque la justicia, aunque lenta, está operando con la gran cantidad de juicios a los represores. Falta, sí, un enorme camino por recorrer, quizá aún más sinuoso en el caso de los asesinos de traje y portafolio, indudablemente más difícil de vincular que quienes apretaron el gatillo o sostenían la picana.
Pero decíamos que a lo largo de los años hemos visto una metamorfosis en esa plaza del 24, y creo que la novedad es que en ella está apareciendo la alegría. Sí, aunque suene incongruente, en medio de los reclamos y del dolor que se ha sabido manejar, aparece, como una llamita, la alegría, que cualquiera que haya estado allí el sábado podía ver: la alegría de que la vida ha vencido a la muerte, corporizada en todo ese piberío que diciendo presente propinaba la derrota definitiva al terror: están allí, presentes, sea cual sea su partido, sea cual sea su reclamo,  para demostrar que hay un pueblo decidido a marchar hacia su destino. Cantando, bailando, reconociéndose en sus compañeros, dispuestos a seguir luchando por sus ideas, son la perfecta antítesis de lo que los asesinos hubieran querido. Creo que es éste el mejor homenaje que podíamos rendir un 24 de Marzo, simplemente porque los pibes nos vienen a decir que hay futuro.



10 comentarios:

Daniel dijo...

Qué mejor signo que la aparición de la alegría, amigo. Luego de tanto dolor, qué mejor signo!

Ricardo dijo...

Supongo que a través de esas sucesivas plazas se puede ir trazando la pendienta decreciente del miedo en nuestro país.

Abrazo.

Sujeto dijo...

Hola Daniel
Sì, ya lo creo. El que no lo vio, no puede comprender, podrà entenderlo en abstracto, ensayar alguna explicaciòn racional. Pero el que lo vio, el que quiso mirar a la gente, podìa ver y sentir esa alegrìa de los pibes que estaban convirtiendo la tragedia en un renacimiento, y asì asestàndole el golpe de gracia a la dictadura.
Abrazo

Sujeto dijo...

Ricardo: como decìs, la pendiente decreciente del miedo, y en los ùltimos años, el crecimiento del compromiso, de la conciencia, del involucrarse. Creo que el miedo era màs patrimonio de los màs grandes, y no sòlo el miedo, sino la desesperanza, ese sentimiento de que quizà nada cambiarìa (recordemos las èpocas de la obediencia debida y punto final, los indultos).
Abrazo

Javier dijo...

Ahora faltaría poder hacer un único acto en conjunta tanto las agrupaciones que valoran los avances desde 2003 como aquellos sectores que no consideran que se haya avanzado nada . Me parece que el 24 es de todos y podemos tener un reclamo común mas allá de las diferencias de apreciación yo creo que hay que abogar por la unidad de todos y escuchar todos las lecturas de los documentos aun cuando sean diferentes

Sujeto dijo...

Completamente de acuerdo Javier, pero no lo veo de fàcil concreciòn. No quisiera profundizar mucho en el tema porque justamente quise resaltar lo que de comùn tenemos, pero creo que, màs allà de diferencias de apreciaciòn, hay muchos intereses no tan generosos que llevan a esta situaciòn.
A mì, particularmente, me gustò ver un grupo, no muy grande, pero identificado con la UCR allì, jugando "muy de visitante", pero bancàndola. En este punto hay que ser gramsciano: pesimista por la inteligencia, pero optimista por la voluntad, ojalà podamos ver este acto ùnico dentro de poco tiempo.
Abrazo

Hilda Mendoza dijo...

Pienso que los pibes pueden participar con alegría (que nos contagia) porque al ser sub 30, no experimentaron la sinusoide esperanza-fracaso que tuvimos nosotros en democracia... Después de vivir la derrota total... eso los hace tomar otras dimensiones, "son todo ilusión"...
Los jóvenes, siempre marchan con alegría, ¿o no había alegría a pesar de todo lo vivido en las marchas del PI?
A mí personalmente me resulta muy significativo, porque ya estaba perdiendo la esperanza de verlo... Los chicos no hablaban de política, no se interesaban por "ese tema"... Eso es lo que cambió después de Néstor...

Sujeto dijo...

Hola Hilda
Sì, yo formè parte de la alegrìa de los jòvenes del PI en esos años, pero era nuestra alegrìa por participar, por no permitir nunca màs las dictaduras, y no por considerar que efectivamente se harìa justicia. Pedìamos juicio y castigo, pero durante muchos años "el poder" se ocupò de mostrarnos que, màs allà de la tardìa condena social, no podìamos esperar màs. Hasta que vino ese flaco narigòn.
Hoy -creo yo- siguen marchando con la alegrìa de la juventud, sì, pero tambièn (y a diferencia de nosotros) con un proyecto liberador que no sòlo los incluye, sino que los tiene cada vez en mayor medida como protagonistas. Ahì es donde yo veo la diferencia fundamental...
Muchas Gracias por tu atenta participaciòn, un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Sujeto,soy Gringoviejo,cambié de plataforma para mi blog, ahora estoy acá:
http://ganandoamigos.wordpress.com/
Allí explico los motivos del cambio.Perdón porlas molestias y gracias.
Gringoviejo

Sujeto dijo...

Nos estamos leyendo, amigazo
Saludos

Publicar un comentario en la entrada