17 ene. 2012

OTRAS NOTAS SUELTAS SOBRE LA CUESTIÓN INTELECTUAL

Sepan disculpar: cuando no se escribe nada durante meses, porque no hay un tema que convoque con suficiente fuerza, suele pasar que luego las palabras se atropellen por salir. Este es el caso. Y no está mal re-comenzarlo por este lado, que es el lado del deseo. En efecto, es la característica por excelencia del deseo humano la insatisfacción, y el re-lanzamiento del proceso.
Y el tema que nos ocupa no es en absoluto menor, no por darle una consideración  tan elevada a la cuestión intelectual en sí, porque al cabo, su influencia real seguramente es más modesta de lo qq que l que aparenta, porque en el fondo, lo que más nos importa, es qué posición tomamos frente frente al saber, y, punto omitido en lo escrito anterior, el nudo de la cosa : para qué.
En el post scriptum hacíamos notar que los políticos no entran dentro de lo que socialmente se consideran intelectuales. ¿Será por falta de calificación o porque cumplen otro rol? ¿Tendrá por asidero ese dicho  popular, "el que sabe, sabe, y el que no sabe es jefe"? O, quizá, sea un mandamiento del catecismo antipolítico y de la "moral" (dejo a cada uno la elección de la cantidad de comillas) que lo sustenta? En realidad, en este último caso, se trata de un ocultamiento: suelen desplazar al político entronizando a un "tecnócrata", entiéndase por esto a un funcionario, por lo general con formación económica, que ejecute el diktat elaborado por el poder. Suele argüírse (aclaro que no hablo de Berlusconi) ante crisis complejas, que la solución viene de parte de gente que ostenta un saber técnico, esto es, ciencia económica aplicada en forma pura, "racional", para ordenar...los mercados, y corregir vicios tales como por ejemplo, qué va a comer la población, cómo se va a educar, qué acceso a la salud podrá tener.
Bueno, otros creemos que la cosa va por otro lado. Ya alguien difícilmente encasillable como revolucionario, como fue Platón, hace unos 25 siglos decía que el gobierno no debería ser ejercido por un economista, porque, en términos modernos, no gobernaría, sino que administraría. Cosas distintas, si las hay...
Habíamos mencionado una omisión fundamental en el primer escrito: el para qué. Lo decimos ahora: concebimos al intelectual como aquél que se anima a pensar para lograr la transformación de la realidad. Aquí es donde se anuda realmente la idea que el saber es una construcción colectiva, que requiere necesariamente despojarse del narcisismo y que, al fin encuentra una finalidad: la de la mayor felicidad para la mayor cantidad posible de personas.
¿Qué es esto? ni más ni menos que la definición de política que tenían los griegos hace 2.500 años. ¿Será ésta la razón por la que intelectualidad y política suelen aparecer divorciadas?
Han quedado, indudablemente, muchas cosas por decir: hablar más sobre el mercado del conocimiento y sus técnicos; de las relaciones del sujeto con el saber, de la relación entre saber y poder; del derecho al acceso del conocimiento, y, obviamente, del rol que el Estado juega en esto, pero vale como punta para seguir pensando.








12 comentarios:

roberto dijo...

Hola Sujeto, pareciera que algunos intelectuales se han desvalorizado y otros cotizan bien en ciertos medios. Además no encajan en la política porque muchos pasaron a ser críticos en lugar de
aportar ideas claras por cierto odio a medidas
populares, como si ellos pertenecieran a una elite
intocable de sabios sentados en el pedestal dueños de la verdad absoluta.

Un abrazo

Sujeto dijo...

Hola Roberto
Gracias por pasar. Y bueno, al fin y al cabo, son productos para vender en el mercado, igual que un jabòn para lavar la ropa. El verdadero problema no reside en la oferta, sino en la demanda, por eso en el primer post sobre este tema hablaba de lo necesariedad del saber como construcciòn compartida, y no la "iluminaciòn" recibida...
Abrazo

Daniel dijo...

Amigo Sujeto;
vengo desconcertado del post anterior al caer en cuenta de que ni De La Rúa ni Horangel son propiamente intelectuales.
Pero me queda Belén Francese (o me la vas a descalificar?) que vendió carradas de libros.
Antes de que se abalancen les digo que entre ella y la Sarlo ni dudo en la elección, y no solo por... digamos que por lo menos con los versos ridículos y bizarros de la carnosa me divierto.
En tanto, ciertos "intelectuales" alzados con mucho esfuerzo por los Mitre y otros mecenas, solo intentar sumar amargura y acidez vana a un pueblo que pretende leer sinceramente otra cosa. No tanto por empalagarse de buenas nuevas, sino por no querer quedar sometido al corset implacable de los detractores de todo posible futuro.

Abrazo y bien por la vuelta!

Hilda dijo...

“Concebimos al intelectual como aquél que se anima a pensar para lograr la transformación de la realidad”… Creo que ese pensamiento es “acumulativo” y transforma al propio intelectual…
Vinieron a mi mente varios nombres…
Ya que, como sabemos, está Carta Abierta -alguna de las cartas son oscuras y de discurso complejo para mi gusto- Plataforma 2012 -quienes quieren recuperar el pensamiento crítico (parece que lo habían perdido)- y Argumentos –que en realidad no tengo claro que es lo que quieren...
“Requiere necesariamente despojarse del narcisismo”… Como te darás cuenta, ando haciendo un paneo y descartando “intelectuales”…
Creo que de continuar tus notas, me quedaré con personas que poseen conocimientos, que piensan para discutir entre ellas por narcisismo, con fines políticos… Lamentablemente, algunos son empleados de los medios hegemónicos y, a muy pocos les interesa la construcción colectiva…
Si queremos tener un conjunto un poco más poblado, tendrás que aggiornar tu concepción de intelectual…

Un gusto leerte.

Sujeto dijo...

Hola Daniel,
Y sì, se me escaparon algunos especìmenes de la lista. Me interesò (y me interesa mucho)poder acercarse no a una definiciòn, pero sì a una idea de "lo intelectual", pero como bien hace notar Hilda, yo tambièn termino cayendo en la trampa del Ideal...
Abrazo

Sujeto dijo...

Hilda:
Muchas gracias por hacerme ver que, analizando las representaciones que tenemos de el intelectual, yo tambièn de algùn modo caì en la trampa de forjar un tipo ideal. Durante años participè de las reuniones de Carta Abierta, donde hubo momentos en que sentì que se me abrìan horizontes de pensamiento muy elaborados (fundamentalmente en la època donde el gobierno tambaleaba, entre el tema del campo y las elecciones de 2009) y luego, una suerte de mayor relajaciòn y complacencia...
Pero, y a pesar de la cercanìa que tienen sus referentes con CFK, se han permitido algunas crìticas que desde otros lugares no se hacen, asì que no deberìa ser tan duro con ellos.
Respecto a las cartas, es cierto: las primeras eran difìcilmente comprensibles. Cuando se lo objetò, la respuesta fue que buscaban un lenguaje que no fuera el empobrecedor de los medios. Parte de razòn tienen en pretender elevar el nivel, y, de hecho, las ùltimas cartas son màs llanas, pero no exentas de profundidad.
Gracias por tu lectura atenta, nos leemos

Javier dijo...

Alvaro Garcia Linera es intelectual y político no ?. De alguna forma Carrío es eso al estilo Beatriz Sarlo . Y Jose Pablo Feinmann y su ego a cuestas ?

Sujeto dijo...

Hola Javier
Sì, el vice de Evo es un intelectual de aquellos, y es polìtico. Carriò no creo que da el pinet, es, si se quiere, "preparada", pero con un ego que abarca todo.
JPF tambièn, pero decidiò no hacer daño: no ha creado un partido polìtico, no se ha dedicado a sembrar odio, ni tampooco ha caìdo en la "adoraciòn" de nadie. Con todos sus defectos, me parece mucho màs respetable que Carriò (digo esto independientemente de las ideas que sostiene cada uno). Debe reconocèrsele a Feinman tambièn el hecho de ser consecuente y coherente a lo largo de su vida, cosa que no aplica a la apocalìptica.
Abrazo

Daniel Mancuso dijo...

tiene razón amigo Sujeto, el divorcio entre intelectuales y política es cosa grave. Yo lo viví en la militancia con mis propios compañeros durante muchos años... lo que pasa es que pensar duele y no es para cualquiera, así, sin entrenamento.
abrazo grande

Sujeto dijo...

Hola Daniel
Un gusto que hayas pasado por acá.
Abrazo

Tango D. dijo...

Gracias Sujeto por estas reflexiones. Invitan a pensar y repensar en el complejo entramado entre conocimiento- aprendizaje, poder y saber. Acaso el solapamiento de los sentimientos también pareciera ser característico, digo. Particularmente me gustó el diferenciamiento que hizo Galeano (con gran maestría y muy pocas palabras, "charlando como si nada") desconfiando de los que divorcian la cabeza del cuerpo y las tripas. Es un placer leer tu blog. Felicitaciones por el posteo. Abrazo

Sujeto dijo...

Amigo Tango
Gracias por tus comentarios. Galeano es de los últimos grandes maestros, un tipo al que le cabe "sabio".
Abrazo

Publicar un comentario en la entrada