16 ago. 2010

Ah, blogueros K

Días atrás, un periodista de apellido Roberts publicó en La Nación una nota sobre los blogueros K; nota ésta que, per se, no tiene valor, dado que no agrega nada novedoso a la opinión ya conocida de ese diario (y también de  Clarín). No amerita, entonces, que nos detengamos en ella, cosa que ya han hecho y con muy buen nivel en otros blogs. Pero sí quizá provea la excusa para reflexionar sobre lo que es nuestra actividad bloguera, sus por qué y sus para qué. 
Convengamos, en primer término, que lo que digamos en este escrito refleja únicamente la mirada de nuestro blog, no pretendiendo asumir representación alguna del resto de los blogs del campo nacional y popular. 
Decíamos que pretendemos reflexionar sobre el por qué y el para qué escribimos; este blog, como espacio con continuidad, fue hijo del resultado de las elecciones del 28 de Junio de 2009.  La mayoría de nuestros blogs nació entre 2008 y 2009, cuando el proyecto político encarnado por el kirchnerismo y aliados parecía hundirse ante el avance de la derecha. 
La visión que instalan los grandes medios es que seríamos algo así como una corporación de tipos a los que el gobierno les paga por hablar bien de él y denostar a opositores, pero como si fuera un algo organizado, un demoníaco monstruo de mil cabezas, presto a devorar a quien piense distinto. 
Claro, no es de su conveniencia mostrar que fuimos naciendo, cada blog,  en la medida en que se nos imponía por sobresaturación, una representación única de la realidad, emanada desde los grandes intereses corporativos; donde patronales que instigaron todos los golpes de estado se declamaban defensores de la institucionalidad democrática y de los derechos de los ciudadanos, donde una claque de políticos serviles, que nos empujaron durante décadas a la miseria (económica y moral) se arrogaban ser campeones de un republicanismo hueco. ¿Habrá que recordar, a esta altura, que la realidad fabricada de los grandes medios allá por el 2008 era unívoca, sin aristas ni matices, por lo tanto, autoritaria?  No, nunca explicarán que luchar contra esto está en nuestro origen.
Así como tampoco jamás reconocerán nuestra independencia, que es absolutamente ética: nuestro blog se asume conscientemente dentro de una postura ideológica, dentro de una visión del mundo democrática, igualitaria, inclusiva, plural. 
No ocultamos lo que nos anima; no hablamos desde ninguna objetividad: somos absolutamente subjetivos porque nos sentimos parte de la historia que se está transformando. Las empresas periodísticas  presentan la máscara  de su supuesta “objetividad”, que es la manera de encubrir los intereses que las guían. 
Nadie determina una sola letra de nuestros escritos. No tenemos obligación alguna de escribir para nadie. Simplemente escribimos porque va en la línea de nuestro deseo. 
Cada blog es un mundo. Somos una pluralidad de voces que, bajo el manto de lo que suele llamarse “lo nacional y popular”  aportamos cada uno sus ideas, su mirada propia, su color, sus temas. Hay blogs que son eminentemente periodísticos, con información y análisis diarios, otros, más reflexivos, más temáticos, de aparición más esporádica.  
Un detalle que no suele mencionarse: no todos nuestros blogs son necesariamente “K”: algunos de ellos (y muy buenos) son, por ejemplo, de amigos que participan del ideario de  Proyecto Sur; otros, peronistas, progresistas: nada nos impide leernos y comentarnos con el mayor de los respetos, plantear nuestras diferencias y nuestras coincidencias. Este es otro punto que le sale mal: no somos sectarios, no bebemos de la fuente del pensamiento único. 
El comentario, la lectura que hacemos del mensaje del otro, ésa es nuestra riqueza. No nos encapsulamos en nuestro pensamiento simplemente “bajando línea” como nos suelen etiquetar; al contrario, nos enriquecemos mutuamente en nuestra diversidad, en nuestra multiplicidad de miradas, en cada lectura.  
No hay, como en grandes diarios, una columna escrita por “alguien que sabe” y un espacio dedicado a los lectores. En nuestros blogs, la lectura del otro forma parte del texto mismo. Esta horizontalidad  es la que enriquece: es absolutamente frecuente que a partir del comentario de un texto se generen nuevos textos, se enriquezcan las temáticas, se abrochen cuestiones que en apariencia pertenecían a otro orden. Es de esta manera que nuestros textos toman vida, porque tenemos la alegría y la frescura de escribir sobre lo que queremos. ¿Podrá decirse lo mismo desde un diario? 
Otra manera de descalificarnos es la de presentar las producciones de los blogs como construcciones rudimentarias, rústicas, carentes de estilo, proselitismo barato hecho por  mediocres. Otro mito que se derrumba: hemos leído cosas maravillosas en los blogs, elevadas, disparadoras de pensamiento. ¿O acaso las racionalizaciones apolilladas y etimológicas de Grondona ó el odio intelectualizado de Morales Solá son el techo de la cultura?   ¿Aguinis quizá nos debiera guiar hacia el bien escribir? (y bien pensar, claro) 
En contraposición a la rutinaria tarea de intentar demoler al gobierno e intentar instalar alguna figura opositora como bandera, nuestra temática es absolutamente infinita: hablamos tanto de bombachas contaminadas como de cenas obs-cenas; de papel de diario barato y de programas cuya gracia es prender y apagar la luz. 
Nuestra independencia también se hace evidente porque tenemos capacidad de instalar nuestros temas en la blogósfera,  sin necesitar como condición sine qua non que el estímulo provenga de un diario. No tenemos detrás de nosotros un patrón que imponga el tema y la línea editorial. Esto también hace a la libertad de pensamiento, y a la posibilidad de crear. 
Se nos critica desde los diarios justamente por hacer objeto de análisis y crítica a ellos, y a sus periodistas estrella, marketineros de la noticia. Lamentamos mucho la pérdida del beneficio exclusivo que habían tenido hasta ahora de convertirse en jueces de la sociedad, pero, bueno, comprendan que suscribimos ideas antimonopólicas… 

Cuando se nos intenta presentar como una roca, un obstáculo rígido y duro puesto allí, demostramos ser agua, escurrirnos entre sus dedos, porque no obedecemos a nadie, a nadie más que al deseo de expresar nuestras ideas. Quizá por esto de vez en cuando, y con mayor frecuencia nos mencionan: no les somos indiferentes, y quizá, alguno, secretamente, sienta cierta envidia, o cierta nostalgia,  por quienes no han vendido su alma al diablo.


18 comentarios:

Javier dijo...

Esa idea que pretenden instalar los grandes medios es una fantixhada total , en todas las reuniones que huco de blogueras siempre se que se planteo la discusuion para coordinar algo entre los blogs y siempre quedo que lo mejor es que todo siguiera anarquico y que cada quien en su blog publicara lo que se le antoje , yo fui al encuentro donde estuvieron primero Gabriel Mariotto y luego cerro Anibal Fernandez . Mariotto hablo de la ley de medios y fue Anibal que dijo que los blogs habian hecho mucho por el gobierno y que si el podia hacer algo que incluso podia financiar anunciando tambien que saldria un blog de presidencia porque habian descubierto que poderposa resultaba la herramienta . De ahi salieron las notas en Clarin y La Nacion denigrando a los bolgueros que ellos llaman como a todo lo que es nacional y popular "K" . La realidad que fue un claro error de Anibal fernandez haver dicho eso tregalandole al establishmen un argumento ridiculo para denostar esta herramienta de comunicacion , militancia , expresion o descarga emocional de las personas frente a lo que fue y es la opresion mediatica y un sentido comun heredado de los 90 que siguen imponiendo los mismos medios monopolicos que sienten las voces autonomas como una amenaza a su poder concentrado .

En mi caso personal , la realidad es que por suerte y por casualidad llegue a leer un blog ( que fue los tres chiflados ), siendo que antes solo habia poarticipado en foros , y a partir de ese blog al que entre de casualidad descubri muchos otros blogs adonde yo podia sentir que habia mas personas que pensaban como yo , frente a una opresion total en el momento de la 15 y donde era imposible seguir escuchando y viendo los medios monopolicos , eso fue en 2008 . Asi pase un año entero leyendo blogs o espacios d elibertad frente a un discurso mediatico insoportable , y recien al año me decidi yo tambien a tener un blog , y no solo eso porque antes de cumplir un año teniendo un blog , empcee a querer involucrarme mas y termine participando de la JCA y yando a las asambleas de Carta Abierta y como eso solo no me bastaba tambien termine ayudando el Encuentro en la ciudad y sigo con ganas de participar en lo que yo pueda hacer para tener un pais mejor


Un abrazo

Sujeto de la Historia dijo...

Así es Javier.
En mi caso, después de la derrota de Junio me acerqué a Carta Abierta, comencé a ir a las asambleas y tuve un acercamiento con la comisión Casullo, donde me abrieron las puertas generosamente, pero al no poder darle continuidad, decidí no seguir en la comisión.
Al poco tiempo, y a instancias de mi hijo menor, comencé en la Web.
Más allá de esa estupidez de Aníbal Fernández, yo soy de los que opina que nuestra fortaleza es nuestra diversidad y nuestra completa autonomía. Quizá yo no esté en un momento de la vida para tener una militancia "tradicional", pero encontré mi lugar en este intercambio de ideas con ustedes, donde sinceramente creo que todos aprendemos de los otros, y que cada vez somos más.
Seguiremos entonces, escribiendo y leyendo, denunciando, alentando, compartiendo.
Y que graznen nomás los gansos...
Un Abrazo

Ricardo dijo...

Me gustó la analogía con el agua y también que la lectura del otro forma parte del texto. No son pocas las veces en que los comentarios a un post terminan siendo más ricos que el post mismo.

A fines del año pasado, cuando intentaba explicarme por qué había abierto un blog, pensaba en el poder que nos sacaron. Pensaba en nuestra voz, que fue ignorada, acallada y sepultada por el pensamiento único de los que se arrogaban la condición de voceros de "la gente".

Que construcción esa de "la gente", ¿no?

Yo abrí mi blog, entre otras cosas, para empoderarme. Para recuperar mi voz y poder decir que yo no estaba representado en ese colectivo denominado "la gente".

Un abrazo, Sujeto.

Unfor dijo...

Excelente post. Y es verdad, he leido construcciones realmente apreciables en algunos artículos de amigos-blogers. Tanto que muchas veces, al escuchar a los "pensadores" que suelen frecuentar los medios, encuentro tanta pobreza de ideas, que se realza su mediocridad frente al paneo de los blogs.

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo, Unfor
Nosotros siempre vivimos hablando de "los temas", cuando en realidad estamos atravesados, muy atravesados por ellos.
No somos espectadores, o comentaristas: nos afectan.
Tenemos la suerte de poder ver quizá un cachito más lejos de la nariz, y lo decimos. Es así, se trata de recuperar la voz, se trata de que nuestra voz pueda contagiar para que haya más voces.
"La Gente" es testigo enmudecido, nuestras voces siguen sonando.
Sigamos escribiendo, creo que en una muy pequeña medida somos parte de la transformación, o al menos, a eso aspiro.
Nos estamos leyendo, les mando un abrazo

Bob Row dijo...

En los varios años que tengo, ya, de bloguear he visto de todo; y cada tanto los medios vuelven sobre el "fenómeno". Claro que ahora lo hacen menos con curiosidad que con preocupación. De todos modos este fenómeno no tiene acá (salvo dos o tres) el peso periodístico y/o comercial comparable (salvando las distancias) que en otras sociedades, donde han producido tembladerales de repercusión masiva.
En realidad, estos ataques se parecen más a una "interna" por el control de la palabra que por la influencia real en el gran público. Parecería que no les gusta lo que ven en el espejo y querrían taparlo. Como en algunos rituales de duelo. Un abrazo.

PD: Nunca lució mejor mi compadrito Freud que aquí. Una satisfacción.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Bob
Una alegría tenerte por acá. Comparto con vos que no generamos ataques de pánico a nadie, y que tienen algunos problemas un poco más graves que atender, entre bombachas sucias y papeles ensangrentados. Pero que alguna molestia microscópica debe causar el fenómeno bloguero, no dudo: en un momento dado solamente Página 12, Canal 7, Radio Nacional y los blogs mostraban una realidad distinta a la de los grandes medios; en la medida en que se fue visibilizando lo oculto, y comienza lentamente a haber un cierto cambio de posición en la clase media, que es nuestro hábitat y coto de caza, les seguimos siendo sencillamente molestos. Lo cual no deja de ser un placer.
Ah!, contentísimo con el compadrito, como verás fue muy bienvenido y alojado en la mejor habitación que disponemos.
Te mando al afectuoso abrazo de siempre.

Anónimo dijo...

que blog de mierda !!
abrazo!!

Pablo D dijo...

Hay una parte del artículo de Roberts, creo que dice que las refutaciones a cada columna de medio gráfico está colgada demasiado temprano en la web, que viene a poner en claro, casi que al autor se le escapa, la molestia que les generan estos espacios. Ese discutir aquello que otrora era, como bien definiera Carlitos Raimundi, la sacrosanta transmisión de la realidad. Se terminó eso, hoy un ejército de tipos que no le dejan pasar un dato mal puesto, un "error involuntario", una cita mal hecha, y me parece que no estaban preparados para afrontar eso. Mismo si alguien nos discute algo de nuestros posts a nosotros, tenemos la chance de entrar a editarlo, reconocer el error, y santo remedio. Ellos no. Y claro, se les ha movido la estantería, es toda una forma de ejercer interpelada, puesta en tela de juicio. A mí, particularmente, me molesta mucho esto de que estamos pagos. Debo confesar que leer dichas acusaciones llega a enervarme, a generar contestaciones muy groseras de mi parte. Pero en última instancia, tengo claro que debo aprender a reirmeles en la cara, porque son ellos los que están muy nerviosos. Saludos.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Pablo
Realmente, que se sientan molestos, es un placer. Pensá que los tipos desde hace años vienen siendo los jueces de todo el mundo, amos de la verdad. Y aparecemos los moscardones para romper con el discurso único, para ponerlos en evidencia.
Disfrutémoslo.
Un Abrazo

Pablo D dijo...

Y para elevar el nivel de construcciones de relatos, y el grado de honestidad ideológica e intelectual, también.

Sujeto de la Historia dijo...

Sí, algo de eso creo haber mencionado en el escrito. En realidad, sobre eso y sobre la libertad de expresar nuestro pensamiento, aclarando desde el vamos lo que pensamos, y desde dónde lo hacemos.
Creo que ésta es la mayor diferencia con ellos: nuestra ideología, nuestros supuestos son explícitos.
Está bueno poder seguir reflexionado sobre lo que hacemos con tanta pasión.
Saludos

musidora dijo...

me encantó lo que escribiste
suscribo

mi blog también nació unos días después del 28 de junio, no conocía ni leía a ningún otro blog de este estilo
es invalorable la energía que circula y los amigxs que logramos hacer av través de esta herramienta, no? yo con algunxs me escribo vía mail además del blog y me he nutrido mucho con las reflexiones colectivas
un beso
paula

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Paula
Muchas gracias por compartir la lectura y por tus palabras. Es muy cierto lo que decís sobre la energía: creo que en los blogs construímos mucho más de lo que creemos, porque multiplicamos los puntos de vista, nos enriquecemos con el aporte de los demás.
Un gusto tenerte por acá, nos estaremos leyendo.
Saludos

HUINCA dijo...

Suscribo también. La verdad es que para muchos de nosotros (bueno, para todos podría decirse) es la oportunidad de protagonizar ese chiste de quino de "a mí no me grite". Leer cosas como estas, aparte de explicarnos, sirve para algo extraordinario: te dan ganas de seguir escribiendo. Una vez le expliqué a alguien qué era lo que hacía y le dije: "practico el alfabetismo"... o sea, leo y escribo.
Y eso es lo que hacemos. Leemos y escribimos. ¿qué más queremos?

Sujeto de la Historia dijo...

Así es, compañero.
A la par de ser un lugar de intercambio, nos permite ejercitar el placer de leer y escribir. Fijate qué postura tan distinta a la de aquél que se sienta pasivamente frente al televisor o la radio.
Un Abrazo, y gracias por compartir.

Pomez dijo...

Impecable Sujeto. Clarin no se escribe solo, lo escriben personas que poco deben entender que es hacer algo sin tener motivacion economica personal

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Pomez
Gracias por la lectura. Te recomiendo te fijes en el blog de Ruben Levenberg, "Ética y Periodismo", que hay un par de artículos que hablan de la vida laboral de los periodistas "que no son estrellas", y cómo los explotan (y no sólo en Clarín).
Creo que más de uno, -no el caso de Roberts, un jerarca- debe sentir cierta envidia de poder escribir libremente lo que piensa.
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada