9 nov. 2012

Y si "escuchara", qué?

Esta mañana, algunas personas me decían que, ante la importante convocatoria que tuvo la marcha del 8N, "ahora la mina va a tener que bajar la cabeza y escuchar". Me pregunté, les pregunté, ¿escuchar qué ? dada la proliferación de motivos de descontento que que se presentaban: inseguridad, re-reelección, corrupción, soberbia, falta de libertad (diktadura), avasallamiento de las instituciones,  como las principales.
Ahora bien, ¿cuál sería el resultado si uno "escuchara" y articulara todas estas demandas?
Veamos, por ejemplo, el caso de la inseguridad. "Escuchar" implicaría, como mínimo, dos cuestiones: bajar la edad de imputabilidad de los menores y sancionar leyes más "duras" desde lo legislativo, acompañados con un "manos libres" a la policía para combatir a la delincuencia. No sería de extrañar, en la visión de muchos, convocar a las fuerzas armadas a hacer razzias en las villas. El clásico "meta bala" rouckafiano al delincuente, la puerta abierta para que vuelva a suceder lo de Kosteki y Santillán, Luciano Arruga y tantos otros.
Esto es, el Estado haciendo valer su potencia de fuego y todo su poder represivo.
Pero, ¿acaso esto no chocaría con otros motivos de descontento, como la falta de libertad?
Se me ocurre que semejante empoderamiento que tendrían las fuerzas de seguridad (y/o militares) les otorgarían un amplio grado de discrecionalidad y de control: todo el que parezca sospechoso podría ser detenido "preventivamente".  Claro, muy probablemente esto recaiga sobre jóvenes de piel oscura y bajo nivel socioeconómico, porque entre "la gente" no hay delincuentes, sino víctimas. Lombroso, presente !!!
Habría que escuchar también, lo que opinan las clases populares al respecto.
Sigamos entonces pensando la cuestión de la "falta de libertad": la misma manifestación de ayer, toda su preparación previa, los comentarios de los políticos que desfilaron por los canales de televisión, no hacen sino reafirmar que en este país cualquiera es dueño de decir absolutamente lo que quiera, de manifestarse como y cuando le plazca. Incluso, este gobierno es quien ha abolido los delitos de injurias y calumnias, con el que (realmente) antes se amordazaba a la prensa. Entonces, si no se trata de la falta de libertad que implicaría una política de seguridad mucho más represiva, si cada uno puede manifestarse como quiera, ¿de qué falta de libertad se trata ? Es la economía, estúpido!. Aquí es donde aparece, presente por ausente, por escamoteado en las consignas, la cuestión del dólar.
¿Cómo aparecen estas cuestiones manifiestamente? por ejemplo, con la política de restricción de importaciones y su sustitución por producción nacional, el "autoritarismo de Moreno". 
 (En este punto, les pido se remitan al "Programa Económico del 8N" de Ricardo Aronskind, sin lo cual este post carece de mayor sentido).
Hasta ahora, lo que se está pidiendo es un Estado Represor, pero absolutamente prescindente de toda regulación económica. ¿No les suena conocido esto ?. También aquí cabría escuchar la opinión de los que no marcharon ayer, los trabajadores.
La korrupción (que por supuesto, la hay) se escribe con "k" porque se emparenta únicamente con este Gobierno, mientras se está juzgando las coimas en el Senado del gobierno de la Alianza;  la cuestión del jefe de policía de Santa Fe, que nadie sabe dónde puede terminar;  la investigación sobre el juez Armella por todo su manejo en el tema Riachuelo; las designaciones irregularísimas de jueces en el Consejo de la Magistratura, el viaje pago por Clarín a 5 jueces a Miami, etc. etc.  Insisto: hay corrupción en este gobierno, pero parece ser que es la única que se ve...
Re-reelección y avasallamiento a las instituciones son otras dos consignas del 8N, y, de algún modo, caras de la misma moneda: están "yendo por todo" porque lo único que interesa es reformar la Constitución para reeligir nuevamente a la yegua, y por eso avasallan a las instituciones.  Me pregunto dónde estaban estos republicanos cuando en el 2009, con la mayoría legislativa obtenida por el Grupo A paralizaron el Congreso; o cuando la industria de las cautelares que interpuso en "La Justicia" el Grupo Clarín frenó una ley democrática y legítimamente sancionada com amplia aprobación, por el Congreso.
En rigor, CFK no ha dicho una sola palabra acerca de la re - reelección...
La soberbia: Habitualmente asociada a otra palabras: la krispación , punto este absolutamente interesante. Más allá que la presidenta pueda serlo en sus modos (y si es así, ¿qué me importa, qué le agrega o quita a su obra ?) frecuentemente se confunden la convicción y la determinación  con la postura soberbia de quien no reconoce un error, de quien no escucha otra opinión.  A esa gente les digo que uno de los puntales de este gobierno, la Asignación Universal por Hijo, no sólo no fue idea de este gobierno, sino que tampoco lo seducía, sin embargo, fue adoptada y hoy es absolutamente central.
Seguramente habrá muchos más elementos para analizar, pero aquí tuvimos la intención de pensar qué diablos significaría "escuchar el mensaje"  de algunas consignas de la manifestación de ayer. LLegados a este punto, la conclusión que se impone es que, si bien hay enormidad de cosas por hacer y por corregir, no hay mucho margen para dicha escucha, porque lo que aquí se está discutiendo no es un gobierno y sus particularidades, sino  ni más ni menos el rol del Estado y ése es un objetivo que afortunadamente muchos consideramos irrenunciable, aunque nos consideren autoritarios y soberbios.

9 comentarios:

Ricardo dijo...

Estamos viendo lo mismo, Sujeto: es la economía. La micro, individual, para ser más exacto.

Cabría preguntarse también qué significaría escuchar los pedidos de liberalidad comercial en cuanto a mayor encarecimiento de alimentos, por traslado directo de precios, o la repercusión de no sustituir importaciones en el índice de desempleo, etc.

Abrazo.

Sujeto dijo...

Hola Ricardo
Es la economía... y más. Yo creo que el Estado los jode más allá de la economía, los interpela en ese punto donde les dice: "mirá que no estás vos, solamente, que hay otros...". Sigo viendo ahí una cuestión de individualismo, un núcleo duro de "lo mío es lo mío y me cago en todo lo demás" que, creo, trasciende a lo económico.
Gran Abrazo

Daniel Mancuso dijo...

Lo que pasa es que ellos creen que son la patria, el todo, y suponen que con varios miles de personas caceroleando pueden torcer el rumbo... se cagan en la democracia, se cagan en los pobres porque ellos dicen que los mantienen con sus impuestos, hay mucho racismo, insolidaridad e hipocrasía... son prepolíticos, no se puede discutir con ellos...

Abrazo

A.C.Sanín dijo...

Está muy bien pensar acerca de qué debiera “escuchar” Cristina. Y qué debería hacer en consecuencia. Evidentemente nos cuesta entender, sintetizar, ese magma de reclamos que expresan los caceroleros. Obviamente, detestan a Cristina y ese es su punto de unidad. Pero, creo, también expresan una insatisfacción hacia quienes, según ellos, no representan adecuadamente sus intereses en el campo de la lucha política. Estas protestas son respuestas demoradas al mazazo electoral del pasado oktubre al tiempo que reclamos a la dirigencia opositora. ¿Es que nadie puede enfrentar con éxito a la “diktadura”? ¿No? Entonces, salen a la calle a protestar contra Cristina, saltan las mediaciones de la política y golpean cacerolas, porque desprecian a la clase política en general que no los representa eficazmente en tanto no logra interferir la dominancia K.
Me parece, Sujeto, que sí, el Gobierno debe escuchar, desbrozar, atender, mitigar. Hacer política, desactivando algunos núcleos de esa protesta. Pero, como bien decís, sin renunciar al núcleo de su proyecto: defender el rol del Estado como actor principal del proyecto nacional.
Un abrazo.

Sujeto dijo...

Hola amigo Sanin
Es muy interesante tu planteo; Ahora bien, este desprecio a la clase política ¿no habria que leerlo también y primordialmente como un rechazo al Estado? Porque los "impotentes" como por ejemplo el PRO, tendrían que garantizarle un Estado que solamente vele por SUS intereses.
Es en este punto donde digo que la escucha encuentra sus límites.
Un Abrazo

Javier dijo...

Lo que escuche en muchos sectores enojados hoy con el gobierno pero no netamente opositores , es que por ejemplo para ellos seria muy bueno que Cristina saliera a aclarar abiertamente que ella no piensa ir por una reforma por la rere indefinida , si me gustaria que promoviera una reforma para recuperar recursos naturales y dehjar de sostener a la iglesia.
Es verdad que ella nunca hablo , por eso ayuda aclarar en lugar del silencia sugerente
Y otra cosa que podria hacer como señal es subir el minimo no imponible de ganancias . Despues el dar un par de 2 o 3 conferencias de prenmsa en el año no ayudaria a desactivar algunos opositores ?
Maria Casullo decia que hace falta un Dominguez para los sectores medios , y gestar un nuevo festajo por el bicentenario adelantado de la independencia?

Igualmente son elecciones , se puede elegir ser minoria intensa para el futura tambien y presciondir del apoyo de grandes sectores que son facilmente ganables

Sujeto dijo...

Hola Javier,
Muy buen aporte.
Lo de la Iglesia, francamente me encantaría (pero no creo que sea lo que esperan los caceroleros).
Respecto al mínimo no imponible, el problema es que si ahora lo anuncia, parecería que le torcieron el brazo, habría que buscar una fórmula para que no se convierta en un triunfo de Moyano y Micheli. Y más que dar conferencias de prensa, que no serían sino emboscadas, yo creo que debería bajar su perfil de "única comunicadora"....
Abrazo

Daniel Mancuso dijo...

Sujeto: vuelvo a la nota después de la festiva multitudinaria fiesta democrática del domingo 9D, ¿habrán escuchado al pueblo?

Sujeto dijo...

Daniel:
No creo, por eso de que "no hay peor sordo que el que no quioere oír..."
Abrazo

Publicar un comentario